Martes, 07 Julio 2020

Cicatrices

Y pensaba un poco en las cicatrices que nos dejan aquellas personas que hablan y hablan de lo mal que se vive en las regiones afro, aquellos que nos ven como seres incapaces, de soñar, crear, sentir, pensar, pues les digo...

Por: Saslyn Mena*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Acá viven seres humanos que al igual que todos piensan, crean y que también sueñan en vivir cada vez mejor, ya basta de vernos y decirnos de lo que no somos capaces, todos los seres humanos estamos en búsqueda de la felicidad. No conozco a nadie que le guste vivir mal y a ti amigo que solo críticas y ahondas nuestras cicatrices quiero contarte que aun con tantas dificultades las comunidades afros también queremos estar bien.

 

Las comunidades afro hemos vivido en una historia rodeada de cicatrices, que nos han acompañado a lo largo de la historia de la humanidad, lo que no entiendo es cómo es que hay gente que solo se empeña en señalar, juzgar y criticar esto lo hacemos de manera fácil, como no es tu realidad, te das a la tarea de crear una narrativa en donde solo hablas de las cosas malas de las personas afro y definitivamente te olvidas que la realidad es diferente. Las cicatrices que nos ha dejado la guerra, la pobreza, tu racismo, tu discriminación y tus críticas no ayudan para nada. (Ver: 'Las vidas negras importan')

 

Ya basta de creer que nosotros no somos capaces, si hemos sido valientes, dejemos de seguir cultivando miseria mental en nuestra gente a la que le ha tocado vivir la historia más cruel de la humanidad, ya basta de trasladar su frustración, su enojo y su ira frente a nuestras comunidades; estas solo hablan de lo que estás haciendo tú. Estamos en la búsqueda de la felicidad y en esa búsqueda pasan cosas que se convierten en limitantes para generar progreso y aún así, con tantos limitantes la gente siempre tiene una gran aptitud para lograr sus metas y sueños con sus familias.

 

Nuestra gente afro está viviendo al igual que todos, ¡Ya basta de estereotipos! Y veamos a la gente con respeto. Nadie, absolutamente nadie, sabe lo que esta viviendo el otro, no nos convirtamos en una dificultad, seamos amables y tu amabilidad se convierte en una calidez emocional, en donde aceptamos la vida del otro y aceptamos lo que es. Tu color y tu condición humana no tendrían que ser objetos de generar cicatrices al otro, de lo que dices o cómo lo haces sentir, cada uno está buscando lo que le permita vivir.

 

Las cicatrices no solo son físicas, también son emocionales y las que nos han creado a lo largo de nuestra historia, nos han hecho creer que lo de nosotros no es bueno y eso es una gran mentira, porque ser quienes somos es nuestro mayor éxito en la vida, porque muchos creen que aún somos esclavos en donde fuimos domesticados, abusados, maltratados y lo peor de todo es que quieren apagar nuestros sueños a través de las enormes críticas, no creas nada de lo que dicen, enfócate en ti y brilla porque nosotros también somos dignos de la gloria, porque eres tú y nadie más. (Ver: 'Las emociones son universales')

 

 

*Psicóloga

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Saslyn

 *Fotografía: cortesía.

Lea También

  • Conocí a dios… y es negra

    Imagínate lo difícil que es erradicar el racismo del mundo, si desde el ámbito religioso (estandarte de la cruzada colonizadora, racista y esclavista) se promueve el ideal de un dios caucásico en Medio Oriente, que rige en la religiosidad de casi todo el mundo, quién además está rodeado por obvias razones de gente prieta, propia del lugar.

  • Esas mezclas musicales llegaron para quedarse

    En un principio nadie imaginó que esto de las mezclas musicales iba a durar tanto, pues este ritmo liderado en el departamento del Chocó por artistas como Yilmar Dressan, Luis Eduardo Acústico, Dj Wala, Dj Fmix y muchos más, ha sido al igual que la champeta, nacida en Cartagena, llegó para quedarse.

  • Tiempos de vida y muerte

    Normalizar el conflicto no es una opción, pareciera que para los territorios afro e indígenas del país, los llamados “tiempos de calidad” no existieran y en nuestro día a día solo pudiéramos elegir entre “tiempos de vida y muerte”.

  • La muerte de la libertad en 1984

    Con la llegada de pandemia, nos hemos visto obligados a ceder nuestras libertades, con el fin de obtener una seguridad y una salud que evidentemente el estado no nos ha podido brindar de forma eficaz. 

Suscríbete a nuestro boletín