Martes, 17 Diciembre 2019

De lo negro a lo afro “más que una expresión”

“La identidad es un proceso individual, colectivo, diferenciador y unificador a la vez”.

 

Por: Margareth Paz Valencia*

 

Es bueno recordar lo siguiente:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros (Declaración universal de los Derechos Humanos Art 1. 1945).

 

 

 

En los últimos años, tanto en las redes sociales como en la vida real, he notado que ha tomado gran fuerza la frase “A mí que no me llamen Afrodescendiente, a mí que me llamen Negro”, aludiendo que no descienden o no son descendientes de nadie etc. Lo que además de reflejar un gran desconocimiento de la historia de estos conceptos genera cierta inconformidad, esto sin desconocer que el nombre como atributo nos identifica, no nuestro color de piel.

 

La identidad puede ser impuesta, es decir, el quien soy puede ser una categoría externa, que por lo general resulta de la propia definición del otro, por ejemplo el concepto de personas BLANCAS o NO BLANCAS ha dividido históricamente a la humanidad concediendo privilegios, reconocimientos y hasta aceptación para una parte e invisibilidad, inequidad y señalamientos de otra parte, lo que ha generado que dependiendo del lugar en el que nos encontremos dentro de dicha clasificación nos haga sentir orgullosos de lo que somos, o que por el contrario nos sintamos mal o apenados por nuestra identidad. La identidad es un proceso individual, colectivo, diferenciador pero unificador a la vez.

 

Si recurrimos al diccionario de la Lengua Española de la Real Academia (2014) y buscamos la palabra “negro” nos encontramos con una extensa lista de adjetivaciones y expresiones que representan o que sociológicamente se ha construido en el imaginario colectivo para el uso de esta palabra. En ella se resume lo negativo, lo inmoral, lo feo, lo oscuro, lo inapropiado, lo desafortunado y lo carente, es por ello que en nuestra cotidianidad es de frecuente uso frases como: aguas negras,  mano negra, mercado negro etc; y de cierto modo hemos terminado por verle un lado blanco y un lado negro a las cosas refiriéndose así al primero como lo bueno y al segundo como lo malo.

 

Es importante tener en cuenta que la categoría étnica Afrodescendiente se construyó para hacer una ruptura ontológica con el largo periodo de la humanidad que soslayó o menospreció la identidad de los hijos de la Diáspora Africana como algo oscuro y negativo, connotado con una poderosa carga de racismo y discriminación. 

 

El gran escritor y experto en grupos étnicos Jhon Anton nos define el término Afro descendiente de la siguiente manera:

“Se entiende por Afrodescendiente a todos los pueblos y las personas descendientes de la Diáspora Africana en el mundo. En América latina, el concepto se refiere a las distintas culturas negras o afroamericanas que emergieron de los descendientes africanos, las que sobrevivieron a la trata o al comercio esclavista que se dio en el atlántico desde el siglo XVI al XIX.”

 

De tal forma que la expresión afrodescendiente no solo recoge una raíz morfológica (Afro) del nombre del continente cuna de la humanidad África, sino todo un acervo de memoria histórica, cultural, territorial y una clara declaración política de autoafirmación ya no en contraposición a lo “blanco”, sino desde la esencia misma de un pueblo que busca el reconocimiento de los mismos derechos y oportunidades en tiempos de globalidad porque como ya lo sabemos, las construcciones identitarias son cambiantes y responden a momentos y condiciones históricos o culturales.

 

Es aceptable que de cierta forma exista una apatía frente a la expresión Afro descendiente como producto del desconocimiento de la misma.

 

En lo personal siempre he preferido que me llamen por mi nombre. En nuestro país el color de piel debido al gran desconocimiento histórico está cargado de un inmenso componente invisibilizador, por lo que me  parece interesante repetirles esta frase “La identidad es un proceso individual, colectivo, diferenciador y unificador a la vez”.

 

 

*Abogada.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Margareth

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • Tu artículo puede ser publicado en la Revista Estudios del Pacífico

    Hasta el 31 de julio podrás participar para que tu o tus artículos sean publicados en la Revista Estudios del Pacífico.

  • Retos de los afrodescendientes frente a la Emergencia Global (COVID-19)

    Los retos que se han tenido que enfrentar en distintas comunidades son las de repensarse como sujetos individuales en las conductas de autocuidado, y del ser conscientes de la vida del otro.

  • “Mucho muy muy”, lo nuevo de Zathelite

    El 29 de marzo, Zatelithe presentó el video oficial de “Mucho Muy Muy”, tercer sencillo del nuevo álbum “Neweed”, en el que se mezclan ritmos como dancehall y funk con el afrofuturismo característico del artista.

  • ¡Pacífico, tú no tienes por qué estar llorando así!

    El Pacífico necesita una transformación profunda y que a su vez existan dirigentes que quieran de manera real el desarrollo de la región.

banner vertical derecha
Suscríbete a nuestro boletín