Miércoles, 05 Agosto 2020

Omar Quiñones y su proyecto "Soy magüireño"

El objetivo de Omar Quiñones siempre ha sido mostrar y visibilizar en producciones audiovisuales que existe un pueblo en las profundidades de la costa nariñense, un pueblo en el que en su niñez apenas y conoció un televisor.

 

Por: Redacción Vive Afro
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

 

 

Omar Adalberto Quiñones Balverde, es un hombre oriundo del  municipio de Magüí Payán, ubicado  en el departamento de Nariño, en su zona costera. Omar Recuerda,  que cuando era muy niño la comunidad  no contaba con fluido eléctrico, las casas y los padres de familia no tenían tan siquiera un televisor donde se pudiera ver las telenovelas o las caricaturas, ni mucho menos una planta eléctrica.
 
 
Banner Contarlonuestro 
 
“Eso significaba que yo como niño no podía ver televisión, tenía que ir  a donde una vecina que me permitiera junto a mis amigos ingresar a la sala de su casa, sentarme y poder ver televisión en un rango de horario entre las 6 y 10 de la noche, ese era casi que un diario vivir”.
 
En esta población, como la mayoría del Pacifico, pensar en que los padres motiven a sus hijos  para que estudiaran algo relacionado con la comunicación, no era lógico; porque en general se ha considerado que la comunicación es una carrera que no da plata, “ lo que significa que en aquella época lo que a uno le decían era que -estudie medicina, estudie administración, estudie derecho o algo que le de plata hijo-, ese era el discurso influenciador e inocente que decían nuestros padres". 
 
 
Maguireo 
Sin embargo “de mis padres yo aprendí a trabajar  la minería tradicional, desde mis 7 años ya sabía manejar una batea tradicional e iba a defenderme con ellos  allá en el río.  recuerdo que un día fui dejando de asistir a clases, después del desayuno me iba a trabajar, y mi mamá me vio llegar y me preguntó que si había terminado las clases y yo le dije que sí, pero realmente era mentira , porque estaba ya aburrido, primero del desayuno de todos los días y de verlos a ellos matarse la espalda por uno. Cuando ella llegó a la comunidad, se enteró que no había ido a clases, no me pegó, debo reconocerlo, pero si me hizo un llamado de atención que me dejó marcado -Mijo, yo quiero que usted estudie, nunca más vuelva a dejar de asistir a clases por irse a trabajar, que lo de la casa nos encargamos nosotros, yo quiero que usted viaje y salga de Magüí, no se quede rayando las calles de Magüí-, eso último fue lo que más me marcó”, recuerda Quiñones.
 
 
En ese sentido, Omar pensó que no tenía nada de idea de televisión y que a duras penas podía en aquel rango de horario ver una novela o algún programa de entretenimiento.
 
 
Un dia en la sala de la casa en la que se encontraba, Omar vio en la televisión una transmisión por Telepacífico de las fiestas de San pacho. Él, que no conocía otro pueblo que no fuera Magüí Payán, ni tan siquiera Barbacoa a solo una hora de distancia, empezó a ver personas negras como él, “Uy hay otras personas como yo, parecidos a mi y ese día inocentemente me motive por la televisión”.
 

Maguireo3

 
 
En ese trasegar de la vida,  infancia, adolescencia de Omar y entrando a su juventud, era un estudiante que le daba igual sacar buenas notas en el colegio, pero a partir de entrar al grado noveno se esmeró más, para finalmente  ser el mejor bachiller de su promoción lo cual le permitió estudiar becado, Cine y televisión en  la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá.
 
“Yo quería visibilizar mi pueblo y quería conocer otras comunidades que había visto aquel día a través de TelePacífico. Estudié y a medida que avanzaban los semestre fui comprendiendo más y enamorándome de la carrera, entendiendo que ese era el camino que quería y no era pues algo como una ilusión o un sueño falso. Logré graduarme de la universidad con un trabajo que se llama “Nazareno: el milagroso de Payán”, un documental que pude hacer sobre las fiestas patronales de mi pueblo y fue el primer proyecto que me permitió empezar a visibilizar a mi comunidad, porque luego lo llevé a Cali, a TelePacífico y allá me lo transmitieron”.
 
A pesar de estar en Bogotá nunca pensó en RCN o Caracol como unas alternativas en las que él pudiera trabajar para ejercer su profesión, sino que su visión estaba más enfocado en poder conocer el Pacífico y visibilizar el territorio y principalmente su comunidad. En Cali  se le dio la oportunidad de entrar en el año 2011 al canal regional Telepacífico como guionista-investigador de una serie llamada Juegos Pacífico, serie realizada en varios municipios como Guapi, Charco, Bahía Solano, Tumaco, entre otros y patrocinada por el Ministerio de Cultura. Luego continuó en el canal haciendo algunos programas como productor y realizador, sin perder esa visión de visibilizar a su comunidad, logrando ir con el canal a realizar una serie de crónicas llamadas “Magüí Payán, la fe de los olvidados”, que  tiene tres temporadas. 
 
“Esta crónica me permitió visibilizar más a mi comunidad, que la gente empezara a identificar que hay un pueblo allá lejano en la costa pacífica nariñense y como independiente a ello, logré hacer un documental sobre el Carnaval del Fuego en mi pueblo, uno de víctimas del conflicto armado, y Los hijos de la marimba (un homenaje a la familia Palacios, reconocidos por la interpretación de instrumentos). Y es así como en tiempos de pandemia, se me prendió el bombillito   y pensé en ese entonces  hacer “Unidos por Magüí” pero después dije no porque  sonaba muy político y luego sencillamente pensé en una marca que ya tenía, “Soy Magüireño”  con la que empecé en Facebook a sacar gorras y camisas con ese lema; y entonces esa noche me dije que así se iba a llamar mi proyecto: “Soy Magüireño”, pero me empecé a preguntar qué necesitaba para eso, me dije entonces que necesitaba una parte gráfica y música”. 
 
A la mañana siguiente, Omar se levantó y llamó a su amigo Cenen Andrés Hurtado, Músico en Buenaventura, al cual le comentó la idea y  lo apoyó en el arreglo musical del cabezote al igual que  el  compañero de Maestría Win Perea, ex vocalista de Guayacán Orquesta. Y en la parte gráfica la ayuda fue de Enrique Hurtado. En 12 horas aproximadamente ya el trabajo estaba totalmente listo, y es así como se empieza a consolidar “Soy Magüireño”.
 

Maguireo1

  
´Soy Magüireño´ es una propuesta audiovisual web que surge en la contingencia del virus Covid-19, y que a raíz de ese amor y empoderamiento que tiene Omar Adalberto Quiñones Balverde por su territorio que pretende visibilizar el territorio de Magüi Payán.
 
“Lo que significa “Soy Magüireño” ha empezado hacer y pretende hacer por el transcurrir de los años, hasta que Dios lo permita, es poder seguir tocando temas de interés y la comunidad, visibilizando personajes del territorio pero que también viven por fuera como Bogotá, Cali, e incluso los que viven fuera del país sin importar que tengan rato que no van a Magüi, pero que tienen ese sentir,amor y orgullo de ser Magüireño”, finaliza Omar Adalberto Quiñones Balverde.
 
 
¡Conoce más de esta iniciativa con Vive Afro y vívela tú mismo!

.be

 
Síguelo en Facebook y no te pierdas este contenido. 
 
 
 
Fotografías: Cortesía de Soy Magüireño
 
 
 

Lea También

  • Quejas contra EPM se incrementaron en la cuarentena

    Entre marzo y agosto, Colombia vivió un periodo de cuarentena donde el discurso siempre fue “quedarse en casa es bueno”, pero también fue un periodo en el que muchas familias vieron un aumento del valor en sus servicios públicos domiciliarios.

  • Construcción de ciudadanía III, Lo público y lo privado

    Libertad y responsabilidad, por tanto, no pueden escindirse si queremos forjar una ciudadanía empoderada que sea capaz de lograr su propia cultura de vida en sociedad, es necesario que lo público y lo privado lleguen a un consenso que permita tanto el respeto por los derechos individuales como por la responsabilidad social. Así se logrará forjar una cultura ciudadana que sea coherente con las particularidades que nos definen.

  • La Gerencia Étnica, una victoria para las comunidades afros e indígenas

    Esta nueva gerencia puede  implicar mayor autonomía y visibilización para resolver las problemáticas de las comunidades étnicas en Medellín.

  • El discurso del desarrollo llega a Tribugá

    La Revista Vive Afro habló con Harry Samir Mosquera sobre la megaobra que se planea construir en un pueblo de 500 personas.

Suscríbete a nuestro boletín