Jueves, 06 Junio 2019

Hacerle el amor a la vida

El milagro más hermoso es ser madre, convirtiéndose en una oportunidad de amar de una manera incondicional, hacerle el amor a la vida es cuidar de esa persona que viene en camino, que aun sin conocerla decides cuidar por el resto de tu vida. 

Por: Saslyn Mena*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Ser madre es enseñar a que vuelen con sus propias alas, a soñar y acompañarlos a que esos sueños se hagan realidad. Ser madre es ser psicóloga, electricista, economista, chef, equilibrista, maestra, médica, lectora, escritora, artista, consejera; en fin, consigues en una sola persona un mar de aventuras que te llenan por toda la vida. Siempre he pensado que Dios nos dio una madre a cada uno para así poder acompañarnos en las diferentes etapas de nuestras vidas, de no ser por ellas nuestro paso por la vida sería demasiado difícil.

 

Ser madre significa cambiar tu vida de todas las formas posibles, se cambia tu manera de pensar, de sentir y de ser, para una madre sus hijos son su mayor tesoro llegando a hacer lo que sea por darles lo mejor siempre, para una madre los hijos son el combustible para lograr sus metas.

 

 

Ser madre es pensar siempre en que estén bien, en que no les falte nada en ninguno de sus procesos, es saber que pase lo que pase ellos siempre estarán bien, porque proporcionarles bienestar es tu objetivo aún poniendo tu seguridad en riesgo, porque para una madre sus hijos se convierten en la vida misma en donde consigue su mayor orgullo, los logros de los hijos son esa fuerza para salir de la situación que sea. Las madres en cualquier lugar del mundo y en cualquier especie animal solo dan amor y cuidados.

 

Las mujeres que se convierten en madres le hacen el amor a la vida en cada aliento, en cada suspiro, en cada accionar de su cotidianidad; no existe ningún acto que no vaya encaminado a proteger la vida de ese ser que nace de ti, que se ríe como tú, que tiene tus mismos gestos, rasgos físicos y rasgos de tu personalidad, porque ser madre es un milagro y sin importar en las condiciones de vida que tengas tus hijos serán tu gasolina para sacar esa leona que cada madre lleva en defensa de ese amor incondicional que dan estas mujeres por toda la vida y hasta después de la muerte.

 

Publicidad- Toca la imagen para más información

 

Las madres siempre le hacen el amor a la vida cuando te aconsejan de los peligros y siempre tienen la razón, porque ellas quieren que estemos bien, porque así seas un adulto siempre serás su bebé. Las madres son tu amuleto de la suerte, te consienten, te entienden, te cuidan, te miman, cocinan para ti. Una madre es tu mayor fortuna y estará allí para ti.

 

Las madres le hacen el amor a la vida porque tienen el lenguaje del amor, porque sus metas son que crezcas como ser humano y logres conquistar el mundo, pero ellas jamás te dejan de amar hagas lo que hagas. Tu madre es tu cómplice, tu heroína, tu ejemplo a seguir, solo cierra los ojos y detente en esa niñez en donde ella siempre estaba pendiente de que comieras bien y que cuando te enfermabas ella estaba sentada en tu cama cuidando de ti, quitándote el frío, el calor, pasando noches y días sin dormir bien, sin comer hasta que te mejoraras y anhelando que vuelvas a jugar y a reír, porque para una madre tu felicidad es la de ella.

 

 

Hacerle el amor a la vida es también cuidar de tu madre, dale siempre lo mejor que puedas ya que nunca tendrás como pagar todo lo que tu madre ha hecho y seguirá haciendo por ti por el resto de la eternidad, sé bueno con ella ya que cuando muere deja un vacío en el alma que absolutamente nada suplirá, ama ese regalo que tienes, protégela y cuídala. Abrázala, bésala, pasea con ella, llámala y dile que la amas, ve a visitarla y haz lo que sea necesario para darle felicidad al único ser humano en el mundo que de ser necesario dará lo que sea para verte sonreír. Eso es hacerle el amor a la vida convirtiéndose en un acto de inmortalidad.

 

*Psicóloga

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Saslyn

 *Fotografía: cortesía.

Lea También

  • Cicatrices

    Y pensaba un poco en las cicatrices que nos dejan aquellas personas que hablan y hablan de lo mal que se vive en las regiones afro, aquellos que nos ven como seres incapaces, de soñar, crear, sentir, pensar, pues les digo...

  • ¿Me siento orgullosa de ser negra?

    ¿Quién no se siente orgulloso de su color de piel? ¿A quién le gustaría volver a nacer y tener otros ojos, otro cabello, o tal vez otro cuerpo? ¿Defendemos a capa y a espada nuestro ser, nuestra vida y nuestra dignidad?

  • Una cultura empresarial para el Pacífico

    En este escrito no se abordará lo concerniente al histórico abandono estatal que ha padecido este territorio, pues si bien es un tema importante y crucial, ya ha sido bastante abordado por diferentes académicos y columnistas de opinión.

  • ¿El legado de George Floyd?

    George Floyd, no heredó riquezas ni privilegios sociales de inercias históricas basadas en el despojo y la expropiación mediante explotación. Quizás había entendido que el legado que había heredado, precedía y excedía el odio.

Suscríbete a nuestro boletín