Martes, 07 May 2019

La mujer afro en el trabajo doméstico “un símbolo de lucha y superación”

La legislación colombiana a través del Decreto 829 de 1988 define como trabajador doméstico a aquella persona que residiendo o no en el lugar de trabajo ejecuta tareas de aseo, cocina, lavado, planchado, cuidado de niños, jardinería, cuidado de animales y demás tareas propias del hogar.

 

Por: Margareth Paz Valencia*

 

La legislación colombiana a través del Decreto 829 de 1988 define como trabajador doméstico a aquella persona que residiendo o no en el lugar de trabajo ejecuta tareas de aseo, cocina, lavado, planchado, cuidado de niños, jardinería, cuidado de animales y demás tareas propias del hogar.

 

 

 

Históricamente en Colombia, son muchas las mujeres, entre ellas las afro que se han desempeñado en el empleo doméstico para obtener el sustento propio y el de sus familias. En este gremio, como en todos se viven un sin número de experiencias todas significativas claro está; pero vale la pena resaltar el papel de las mujeres afro domestica que a través de esta gran labor lograron superarse, cambiar su estilo de vida y el de sus familias.

 

No es fácil cumplir con extensas horas laborales en un país como el nuestro dónde de una forma u otra decirle sí a la educación es sacrificar una cantidad elementos, debido a esto la mayoría de trabajadoras domésticas son internas, es decir residen en el sitio de trabajo de lunes a sábados y algunas trabajan por días. 

 

No obstante, a todas estas dificultades muchas de estas mujeres deciden apostarle a un futuro mejor y así romper todas esas barreras y estereotipos con los que han tenido que cargar.

 

Cuando era pequeña mi madre ejerció esta labor y en ella encontré un motivo de superación, sabía que sí quería lo mejor para mi vivir, ciertas situaciones no muy positivas no eran lo correcto, sabía que, pese a que el destino le había mostrado en ese quehacer una oportunidad para darnos el sustento, ella quería y necesitaba algo más, algo que nos llevara a dar un paso hacia lo diferente. 

 

Son muchas las cargas que estas mujeres llevan en sus hombros pero no quiero hablar en el papel victimizador porque creo que historias de explotación, racismo e injusticias abundan. Más allá de todo lo negativo que hay detrás de esta ocupación y gran labor existen mujeres luchadoras, con una capacidad deslumbrante de conformar familia y brindar amor y respeto donde quiera que van. Mujeres que más allá de los estereotipos y circunstancias negativas que existen o puedan existir siempre están dispuestas a dar lo mejor por esta razón deberíamos llamarlas Strong Girl. 

 

Un fuerte aplauso y reconocimiento para estas mujeres que son mamá, papás, tías, abuelas etc que a través de su profesión transforman realidades.

 

*Abogada.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • La representatividad como camino a la identidad

    Vemos desde que nacemos, cómo nuestros primeros métodos de aprendizaje y las primeras formas de interactuar con el mundo exterior, yacen desde imitar lo que consciente e inconscientemente nos representa, nos identifica, nos hace personas con sus distintos determinantes que componen la vida.

  • Ve, ve manito cuál consciencia, cuáles principios, cuál activismo y cuál liderazgo, yo no soy bobo, voy es por lo mío

    "Yo soy muy mal estratega, no tengo ningún inconveniente en reconocerlo. Porque por encima de la estrategia, sitúo muchas cosas, por ejemplo: los principios. Yo no renuncio a una sola convicción en función de una estrategia." Carlos Gaviria Díaz.

  • ¿Pintarse la cara de color negro es un acto racista?

    Han pasado casi 200 años desde que los artistas blancos comenzaron a pintarse las caras de negro para burlarse de los esclavos africanos en presentaciones de espectáculos, obras teatrales y festividades en Estados Unidos. En ese tiempo fue racista y ofensivo, pero aún lo es hoy. A esto se la llama blackface.

  • País de papel

    Como sociedad también nos hemos quedado en el papel debido a que todas y cada una de nuestras inconformidades y descontentos no llegan más allá de los muros de nuestras redes sociales; quizá en el momento no nos sirva de nada, pero es necesario fijar precedentes que en un futuro, si bien no eliminen las cargas sociales que históricamente hemos soportado, sí las alivianen.

Suscríbete a nuestro boletín