Martes, 03 Septiembre 2019

“Y es que a mí no me gusta la política”

En épocas electorales en el país es normal que muchas personas demuestren o nos enseñen su vocación política, vocación que conocemos o podemos conocer gracias a sus propuestas que a su vez se convierten en un pacto verbal para con los ciudadanos.

 

Por: Margareth Paz Valencia*

 

En los últimos años el abstencionismo electoral (entendido como la no participación en el acto de votar de quienes tienen derecho a ello), ha tomado fuerza en nuestro país; esto obedeciendo al incumplimiento del pacto el cual nos ha cobrado la factura más cara de la historia debido a que este fenómeno se refleja a través de la disminución de oportunidades y posibilidades para los colombianos sin distinción de regiones.

 

 

 

Se escucha decir “a mí no me gusta la política” pero no nos detenemos a pensar que de una forma u otra el no ejercer nuestro derecho constitucional contribuye a que las cifras de mala administración y falta de oportunidades se acrecienten.

 

Todas las regiones o entidades territoriales en nuestro país presentan problemas de inversión social (políticas públicas para la salud, educación, infraestructura, deporte etc.)

 

Nos han hablado de otra clase de empoderamientos, pero no nos han hablado del empoderamiento electoral, ¡sí! el empoderamiento electoral ese que nos permite elegir la mejor propuesta “lo que representa el bienestar general para nuestras comunidades”.

 

¡Debemos entender que no se trata únicamente de unos cuantos sino de todos!

 

Personalmente no me habían asustado tanto unas elecciones, pues la mayoría de las personas no se preocupan por el tema y prefieran quedarse con el cuento de que todos van por lo mismo.

 

Podemos hacer parte del cambio, pero este se torna inalcanzable si continuamos haciendo lo mismo y dejando que quienes hasta el día de hoy tienen las riendas de nuestro país, departamentos y municipios sigan decidiendo por nosotros invisibilizando así  nuestro poder.

 

 

*Abogada.

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Margareth

 

 

Fotografía: Cortesía

Lea También

  • La representatividad como camino a la identidad

    Vemos desde que nacemos, cómo nuestros primeros métodos de aprendizaje y las primeras formas de interactuar con el mundo exterior, yacen desde imitar lo que consciente e inconscientemente nos representa, nos identifica, nos hace personas con sus distintos determinantes que componen la vida.

  • Ve, ve manito cuál consciencia, cuáles principios, cuál activismo y cuál liderazgo, yo no soy bobo, voy es por lo mío

    "Yo soy muy mal estratega, no tengo ningún inconveniente en reconocerlo. Porque por encima de la estrategia, sitúo muchas cosas, por ejemplo: los principios. Yo no renuncio a una sola convicción en función de una estrategia." Carlos Gaviria Díaz.

  • ¿Quieres grabar un álbum? Participa en ‘Crea Sonidos Pacífico’

    Serán 20 los proyectos escogidos para fortalecer la música del Pacífico con Grabación de canciones, video musical, asesoramiento para promoción web y otras funciones.

  • ¿Pintarse la cara de color negro es un acto racista?

    Han pasado casi 200 años desde que los artistas blancos comenzaron a pintarse las caras de negro para burlarse de los esclavos africanos en presentaciones de espectáculos, obras teatrales y festividades en Estados Unidos. En ese tiempo fue racista y ofensivo, pero aún lo es hoy. A esto se la llama blackface.

Suscríbete a nuestro boletín