Martes, 02 Abril 2019

No soy tu more

No soy ni tu more, ni tu prieto, ni tu niche, ni tu calimeño y mucho menos tu negr@ ¡tengo un nombre!

facebook

Por: Saslyn Mena*

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Con el pasar del tiempo se volvió natural escuchar este tipo de frases que a mi particularmente me molesta porque cada uno de nosotros tiene un nombre. Además, todas las personas merecemos respeto, a nuestra condición humana la cual, sin importar tu sexo, orientación sexual, género, color de piel, lugar de origen, sigues siendo una persona que piensa, que siente, que tiene las mismas necesidades físicas, sociales, culturales, psicológicas y fisiológicas.

Yo nunca he llamado a nadie señor blanco o señora blanca, si no se tu nombre le digo señor, señora, joven, caballero, dama, pero hey blanco o blanca no. Todos merecemos el mismo trato, porque la condición humana de todos es importante y las personas negras son humanas y poseen un nombre y si no lo sabes usa el señor, señora, joven, caballero, dama que suena inteligente. La inteligencia emocional es esa capacidad de empatizar, respetar, escuchar, valorar porque esa otra persona siente, piensa y merece lo mejor al igual que todos y además no disminuyes su existencia porque agrega un valor en su condición de persona y si te queda más fácil pregúntale su nombre y llámalo por el.

 

 

Pero también hay personas que uno sabe que se lo dicen con amor porque realmente lo estiman y uno siente el cariño de ellos para uno. Sin embargo otros lo hacen para denigrar tu condición de ser negro, porque lo negro según algunos es malo o algo así.

Cierto día me encontré un documental en Netflix la guía de historia negra de Kevin Hart, en donde de manera muy divertida nos cuenta el pasar de los grandes héroes negros que ha tenido la humanidad y vale la pena sentirnos orgullosos de lo que han logrado los negros y negras a través de la historia, siendo la primera mujer negra que fue a la nasa entre otras historias que no solo se quedan en la esclavitud y pobreza, sino que resaltan la innovación, el talento, la creatividad, el amor, el respeto, los cuales han sido utilizados para despreciar de manera rotunda la opresión frente a nuestra condición humana.

Señor, señora, caballero, mujer, dama, niña, niño o pregúntale su nombre, el buen trato que le das a los demás refleja lo que eres como ser humano, lo que eres capaz de hacer y dar, no olvidemos el poder de las palabras frente a lo que trasmites hace la diferencia y una palabra puede sanar o a la misma vez puede disminuir la condición humana del otro así que no olvides que los negros y negras somos seres humanos como tú y que tenemos un nombre.

Respeta mi condición humana uno no elige de qué color nacer, pero si elige como quiere que lo traten. Y los negros y negras no somos casualidad, hacemos parte de esta sociedad que al igual que tu merecemos ser llamados por nuestro nombre, ¡respeta y acepta!

 

 

*Psicóloga

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación.

 

Ver más columnas de Saslyn

 *Fotografía: cortesía.