Viernes, 20 Marzo 2020

Rutas de libertad: Trenzas un símbolo de resistencia femenina

Seguramente hemos escuchado hablar de las trenzas, y vemos a mujeres, hombres y niños lucirlas, ¿pero en realidad conocemos su significado? ¿Se ha preguntado usted cuál es su importancia o porqué existen?

Por: Ginna Litceth Ramos Castillo 

Tumaqueña y Abogada Orgullosamente Afrodescendiente

 

Una trenza es un tejido en el cual se entrelazan tres hebras de cabello cruzándose de manera alternativa entre sí y apretándolas, su historia está unida a la vida de la humanidad ya que como se mencionó anteriormente las han utilizado mujeres, hombres, y niños sin importar etnia, edad, status social o religión. Pero más que lucirlas, esta clase de peinado tiene una carga histórica que se remonta en la época de la esclavitud, donde las mujeres esclavizadas son las protagonistas.

 

Históricamente las trenzas se usaban con significados distintos, por ejemplo según el tipo de trenza se podría determinar si una mujer estaba soltera o casada. Cuando los ancestros en condición de esclavitud traídos de esa África negra llegaron a América, guardaban en su mente los antiguos modelos africanos de trenzado de cabello que consistía en una variedad de diseños geométricos complejos y apretados.

 

Este conocimiento fue utilizado durante la época de la esclavitud, por las mujeres que equivalente al trabajo de independencia, haciendo trenzas, jugaron un papel fundamental, en las rutas de escape de las haciendas, en sus cabezas trenzadas tejían los mapas que luego serían guía en su largo y tortuoso camino hacia la libertad.

 

Estas fabulosas e inteligentes mujeres negras esclavas, se reunían en el patio para peinar a sus hijas y observando los paisajes, diseñaban en su cabeza un mapa lleno de caminos y salidas de escape, en el que ubicaban los montes, ríos, y árboles más altos, estos servían también para los hombres negros esclavizados quienes al mirarlos ya sabían qué rutas debían tomar.

 

Estas trenzas, también sirvieron para guardar las semillas que servirían para sembrar en el lugar donde llegarán, este ingenio y símbolos desconocidos para los amos, permitía a los hombres y mujeres en condiciones de esclavitud escapar.

 

Hoy en día las trenzas siguen siendo tan importantes como en la época de esclavización, las seguimos usando como símbolo de resistencia para reivindicar nuestra identidad, nos las hacemos para reafirmar nuestra herencia Africana, yo particularmente recuerdo a mi abuela y a mi madre que me sentaban en el suelo mientras trenzaban mi cabello, las trenzas son un elemento que conecta a las mujeres independientemente de su etnia y condición social, cuando una mujer hace trenzas está en un proceso de hermandad, están tejiendo historias, es un ejercicio colectivo, se crea un espacio de resistencia e integración de distintas esferas de la vida, se cuida el aspecto personal también, las trenzas nos da la posibilidad de vernos, pensar y amar nuestra identidad ancestral.

  

Ver más columnas de Ginna Litceth

 

*Las opiniones aquí expresadas son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden o no coincidir con las de este medio de comunicación. 

 

 

 *Fotografías: Cortesía

Lea También

  • ¡No señores!, el Chocó no es el fracaso del Estado

    ¿Acaso en Colombia podemos hablar de un Estado? El Chocó no solo ha sido víctima de la economía extractivista que emplea el Estado, sino que también ha sido víctima del poco amor y la falta de sentido de pertenencia que han empleado nuestros administradores locales y departamentales por décadas.

  • “De todo un poco”

    El desconocimiento de la realidad de nuestros territorios impide de forma directa que tengamos un acercamiento con el entorno de los mismos, lo que a mi modo de ver dificulta que se marque una nueva etapa o se trace una nueva ruta.

  • ¡Delitos económicos, impacto directo en la calidad de vida de los afrocolombianos!

    Los delitos de tipo económico tienden a ser especiales, su estructura la componen sujetos activos calificados, verbos identificables y conductas asociadas a palmares de cuello blanco, también denominados delfines o yupis.

  • ¡No nos quieren vivas!

    Así ustedes no me quieran viva, así ustedes prefieran ver mi cuerpo mutilado en cualquier río y no por las calles caminando, yo quiero que me busquen, que mi vida no termine en una justificación de su hipocresía y doble moral.

Suscríbete a nuestro boletín